Fue entregado a la policía.

Maestros no querían entregar a presunto acosador sexual

Siete jovencitas lo señalaron al quererlas espiar mientras se cambiaban de ropa; la dirección ya había recibido quejas, pero nunca procedió, señalan las agraviadas.

Gilberto N, maestro de la telesecundaria Sebastián Lerdo de Tejada, que se ubica en la colonia Hermenegildo J Aldana, fue entregado por padres de familia del plantel, luego de que un grupo de alumnas con lágrimas en los ojos avisaran a sus madres la situación penosa que pasaron cuando el docente las mandó a quitarse el pants y faldas que algunas traían para hacer ejercicio, con el objetivo de espiarlas.

Los maestros del citado plantel se negaban a entregarlo, pero ante la presión de padres de familia y la llegada de la policía ydonde pesaban siete acusaciones de acoso sexual no les quedó de otra más que entregarlo para que siga su proceso legal una vez que las madres de familia dijeron que formularían su denuncia.

Pese a las amenazas del maestro a todos los alumnos las siete jovencitas se mantuvieron firmes, uniéndose a ellas otras alumnas de grados anteriores que dijeron igual pasaron el acoso sexual del mismo maestro, incluso que les pedía fotos a las alumnas y aún cuando una de ellas dio aviso a la dirección nunca intervinieron.

Lamentablemente algunas de ellas no traían  short debajo del pants y no encontraban qué hacer para salir a hacer una práctica de baile que según el maestro harían por el Día de las madres, pero exigiendo que las quería en short “cómodas”; algunas estaban en cómodos pants, incluso arremangándoselos para la práctica, pero el maestro las amenazó con bajarles punto sino se lo quitaban, reiteró que a todas las quería en short, obligándolas a ir a cambiarse a un salón, pero desde fuera las espiaba cuando ellas estaban en ropa interior.

Ante esto dieron el aviso a sus mamás, quienes llegaron al plantel y ahí exigieron cárcel para el presunto acosador sexual en donde ya se sumaron otras adolescentes que con anterioridad les diera clases con el citado maestro y dijeron que por temor no habían dicho las cosas, pero que igual pasaron por lo mismo.

Esto enardeció a padres de familia que buscaban capturar al mentor que se escondió en el plantel,  pidiendo la intervención de la policía municipal a la que los papás y mamás de alumnas exigieron a los otros docentes que lo entregaran.

ANGÉLICA JOAQUÍN

COSOLEACAQUE

TE PUEDE INTERESAR

Blancas juegan y ganan

¿Qué pasará con el actual Campeón mundial de Ajedrez de modo clásico? “Mi pasión por …

A %d blogueros les gusta esto: