“Cuando yo empecé hace muchos años a hablar de las mujeres, fui estigmatizada, pero gracias a que me acerqué a otras mujeres que ya habían alzado la voz antes que la mía, pude encontrar un lugar y desde ahí he alzado mi voz, encontrando un universo increíble para empedrarme y ayudar a otras mujeres a empoderarse también” RUBÍ OSEGUERA RUEDA

El escenario, un espacio seguro para ser mujer

Orgullosamente minatitleca, Rubí Oseguera Rueda es una de las más destacadas bailadoras del son jarocho con mayor proyección escénica a nivel internacional.

Rubí Oseguera Rueda es antropóloga social, bailadora de son jarocho, creadora escénica, productora y promotora cultural, madre, hija, hermana, amiga, maestra y compañera de otras mujeres en la búsqueda del auto reconocimiento y el empoderamiento femenino.

“QUEBRANTO” CONTRA LOS ESTEORITIPOS

Rubí se dedica a la producción de espectáculos escénicos de manera independiente.

Actualmente trabaja en tres proyectos que le dan visibilidad al sentir de la mujer, el primero de ellos es “Quebranto” una apuesta contra el estereotipo de que la belleza de la mujer sobre el escenario, radica en su alegría.

“Quebranto, es una producción que habla precisamente de las debilidades y fortalezas que tenemos las mujeres a lo largo de nuestra vida, narrada a través de la danza”, explicó.

El segundo proyecto musical es “Mulátoro”, una combinación de jazz y son jarocho que tiene como tema central las afrodescendencias.

El tercer proyecto es “Sudada”, un homenaje a la música que nos da identidad como los sones jarochos y los istmeños.

-Además del escenario, ¿de qué otra forma se empodera a la mujer a través del arte?

-Otra de mis facetas es la enseñanza y la transmisión del saber. Dedico gran parte de mi tiempo a dar clases presenciales y virtuales de zapateado y fandango jarocho, una manifestación viva como un espacio creativo, especialmente para las mujeres, es un auto reconocimiento de nuestro cuerpo, porque todos podemos bailar y conectarnos, con el pretexto del zapateado, pero también se desarrolla la palabra, la historia, el movimiento, las emociones y la identidad.

-Todo este trabajo te ha llevado a conocer y descubrir a otras mujeres talentosas. ¿Cómo logran conjuntar emociones y expresiones distintas en proyectos artísticos?

-Lo hemos logrado a través de “La Techa Arte y Producción”, es mi compañía, una organización independiente que se nutre de varias colaboradoras, entre ellas Elisa Hernández.

Somos mujeres con un mismo fin: la visibilidad a través de la música tradicional, el canto, la poesía y la narración, creamos historias y las llevamos a un espacio escénico para contarlas.

La consigna de La Techa para crear espectáculos va siempre en la misma linea, mirar hacia adentro porque eso es lo que somos.

Además damos orientación a otros grupos que quieren sacar adelante sus proyectos, asesorándolos en cuanto a financiamientos y contenidos.

-¿Realmente hay una evolución de la mujer dentro del Son Jarocho?

-Las mujeres siempre hemos estado, no solamente en la parte festiva o protagónica, ya sea organizando, cocinando o bailando. Afortunadamente ahora hay mucha participación de las mujeres en el canto, la música y la laudería.

También influye mucho este nuevo posicionamiento económico que nos permite construir o adquirir nuestros propios instrumentos y participar activamente en la creación de la música.

Siempre ha habido versadoras con la sensibilidad para hacer cantos por y para mujeres, pero ahora creo que es mucho más visible.

-Tú ya tienes una carrera bien consolidada a nivel internacional. ¿Cuál crees que es el papel del feminismo para llegar hasta donde has llegado?

-A mí en lo personal el feminismo me ha ayudado a entender cosas que siempre consideré injustas.

Cuando yo empecé hace muchos años a hablar de las mujeres, también fui estigmatizada, pero gracias a que me acerqué a otras mujeres que ya habían alzado la voz antes que la mía, pude encontrar un lugar para hablar desde la ruralidad, desde mis espacios, desde lo cotidiano.

Y ahí me he conservado, le he sido fiel a mi elemento que es la danza, y desde ahí he alzado mi voz y encontrado un universo increíble para empedrarme y ayudar a otras mujeres a empoderarse también.

Rubí Oseguera Reuda

*Nació en el seno de una familia sonera y fandanguera de tradición tuxteca.

*Es egresada de la licenciatura en Antropología Social, por la UV.

*Es creadora de los proyectos escénicos Mulátoro, Surada, Sancocho, Quebranto, Sones de Madrugada, Guardarraya y Al Sol y al Sereno Cantadoras y Bailadoras del fandango jarocho.

*Sus obras se han presentado en diversas partes de la república mexicana y en el extranjero en colaboración con instituciones y artistas de variadas áreas.

*Fue docente de la Academia de la Danza Mexicana del INBA.

*En el 2022, la obra “Quebranto” fue una de las 50 obras seleccionadas como parte del Circuito Nacional de Artes Escénicas Chapultepec: Danza y Espacios Autogestivos.

Por: María Zavaleta

TE PUEDE INTERESAR

Rinde titular del IMSS Veracruz Sur tercer Informe de Labores

Se mejoraron los espacios hospitalarios para ofrecer un servicio de calidad a la población derechohabiente, …