Utopías rancheras/Místicos del poder/Soñar con el paraíso

EMBARCADERO: Era el segundo trecho del siglo pasado… En el país se vivía la utopía democrática de nuevos partidos… El PRI era dominante… Iba cuajando como “la dictadura perfecta”… Entonces, primero apareció el PAN y desde el priismo les llamaban “los místicos del poder”, porque soñaban con la purificación moral de la vida pública… Después, apareció el Partido Sinarquista, los militantes y feligreses de la capilla de la izquierda, proclamados como los paladines de los derechos humanos… En el pueblo a orillas del río Jamapa, la utopía daba lástima, compasión y misericordia…

ROMPEOLAS: Por ejemplo, un señor de la sexta, séptima década, casi rayando los 70 años, era bolero en el parque y voceador que repartía el periódico de casa en casa… Pero una vez al mes distribuía entre suscriptores muy contados un periódico llamado “El Sinarquista”, la voz oficial del partido, exitoso en el centro de la república… Aquel hombre era pobre, muy pobre, pero vivía con el legítimo sueño de otra vida partidista y que, por desgracia, y/o para su infortunio y desesperanza, nunca cuajó… Pero cada mes, el bolero y voceador aquel entregaba el periódico de su partido político y al que en el pueblo únicamente pertenecían unos diez paisanos…

ASTILLEROS: Menos de diez paisanos militaban en el Partido Acción Nacional… Incluso, cuando a veces eran convocados a Xalapa, el comité municipal y todos los militantes del partido azul cabía en un Volkswagen, viejo y destartalado y que apenas, apenitas servía para llegar, y a duras penas a la capital… Y entre todos se fletaban para la gasolina y la caseta, y cada uno desayunando y comiendo garnachas y huevo hervido en Rinconada, con un refresco de cola…

ESCOLLERAS: A veces, el comité central del Partido Sinarquista y del PAN les pedía apoyo económico en efectivo… Y unos y otros, hacían rifas en el pueblo para cumplir con la sagrada encomienda… Rifaban, por ejemplo, un reloj… Y cada uno se distribuía unos 20, 25 boletos para cubrir el expediente… Y los vendían, primero, a los familiares, y luego, a los amigos y compadres y después a los vecinos caritativos y solidarios con aquellas causas perdidas…

PLAZOLETA: El último partido utópico en formarse en el pueblo fue el PRD… Partido que de la izquierda los fundadores fueron únicamente cinco… Cuatro viejitos y un chico, lleno de enjundia y vibra, deseoso de acabarse el mundo de un bocado… Gracias a la enjundia del chico hacían más escándalo que los panistas y los sinarquistas… Pero en ningún caso llegaron al poder… El siglo XX terminó y algunos siguieron con el legítimo sueño, pues varios quedaron en el camino, envejecidos como estaban… Alguna vez por ahí llegó algún candidato a gobernador apostando al proselitismo pero el mitin debió efectuarse en una fonda del mercado popular aprovechando, digamos, el día de plaza cuando solía abarrotarse, incluso, y entre otras cositas, al trueque establecido de productos comerciales…

PALMERAS: Nunca aquellos fundadores y dirigentes políticos trascendieron en la vida local… Pero ellos soñaron con una vida mejor… Y que, por desventura, muchos años después, todo sigue igual… O peor… Peor, porque los años han pasado y brincamos del siglo XX al XXI y la vida sigue repleta de esperanzas vacuas y vanas, como si el destino humano fuera soñar a tientas y locas, creyendo que, así como se cree en el otro mundo, aquí, y por lo pronto, los días y las noches pudieran ser diferentes… Ellos soñaron como el flechador de la luna y las flechas se les agotaron y ahora están sepultados en el panteón municipal…

Malecón del Paseo
Luis Velázquez

Te puede interesar

EL DESTIERRO DE YUNES LINARES EN 2021

Javier Soberano Torres y Ricardo Orozco Alor, quienes renunciaron al Partido del Trabajo y aspiraban …