¿Se muere Nueva York? La pandemia apaga a la ciudad que nunca dormía

La Gran Manzana está en modo pausa. En standby, tratando de domar una pandemia que tanto la ha castigado en pérdida de vidas, de miseria laboral, de cierre de negocios y de hambruna entre el oropel. Su excesiva dependencia del turismo, que ha puesto en coma al sector de la hotelería, ha propiciado que un millón de residentes estén desocupados.

Aunque es un fenómeno que afecta a las demás ciudades del mundo, laGran Manzana escenifica el esplendor contemporáneo de la Roma dorada del viejo imperio. La comparación la hizo John Lennon hace más de 40 años.

Como sucedió con aquella Roma, aquí ha surgido un debate ciudadano, al albur de la gente que se ha ido: ¿Nueva York está acabada? ¿Está muerta?

A Marilyn Monroe se le atribuye la frase “me gusta Nueva York porque se me escapa”.

Esa sensación de inabarcable se ha reducido a casi nada. Entiéndase, desde el punto de vista de la oferta de ocio tan reconocida, que luego cada uno es libre de su albedrío particular.

Pero después de un año de crisis sanitaria, recorriendo los mismos parques y las mismas calles, de haber visitado los museos (la única cultura accesible, con aforos reducidos), de haber convertido la compra en el supermercado en la distracción del fin de semana (en no pocos se hace cola como en un club), de aplicar la norma de la distancia social que aleja a amigos y espanta a desconocidos, el margen de jolgorio resulta limitado, y más con el frío.

“Nueva York se extraña a si misma”, sostiene el escritor Michael Greenberg durante un debate vía zoom organizado por la Biblioteca Pública de la ciudad.

AGENCIAS/ESTADOS UNIDOS

Te puede interesar

Aumentan costos de actas en Registro Civil de Veracruz

Por la actualización de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), las actas en el …