Por inundaciones, reparten alimentos hasta los techos de las casas

Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

En la ciudad de Villahermosa los afluentes que surcan la capital tabasqueña han empezado a descender, aunque el río Grijalva aún permanece fuera de su cauce con 98 centímetros arriba de su nivel máximo ordinario.

En la colonia Gaviotas sur, una de las más afectadas, el nivel del agua permanece arriba del metro y medio y muchas familias viven aún en los techos o segundas plantas de sus casas.

Los varones que salen a trabajar dependen de una lancha o un cayuco para salir a la ciudad y cumplir con sus compromisos; mientras que mujeres y niños se quedan en las viviendas rodeadas de agua del río Grijalva que ya empieza a tornarse obscura.

José Manuel Vázquez es dueño de un local en la ciudad de Villahermosa, su establecimiento está al otro lado del río que se libró de la inundación, en solidaridad con los tabasqueños que están en situación de emergencia, todos los días regala 200 porciones de alimento en la colonia Gaviotas Sur en los sectores Armenia, Coquitos y Monal, considerada la zona más afectada.

“Hemos encontrado niños viviendo en las azoteas, también ancianos enfermos de cáncer, algunos más están con la misma ropa desde que entró el agua a sus viviendas. Todo eso nos mueve y lo vamos a seguir haciendo, vamos a seguir ayudando” dice José Manuel.

En otras zonas como Gaviotas Norte ya ha empezado a descender el nivel del agua y empiezan a brotar las enfermedades como la micosis, además de la amenaza del dengue, ante ello, autoridades sanitarias emprendieron campañas de fumigación masiva.

En 13 días de emergencia la cifra de damnificados aumentó a 200 mil personas en los 17 municipios de la entidad, debido al desbordamiento del río Usumacinta que impactó a la región de Los Ríos afectando a Tenosique, Balancán, Emiliano Zapata y Jonuta.

En el municipio de Macuspana, tierra natal del presidente Andrés Manuel López Obrador, ante el desbordamiento del río Puxcatan que aún se encuentra 88 centímetros arriba de su nivel máximo.

En tanto, autoridades locales anunciaron que en diez días arrancará el nuevo censo para la entrega de apoyos a damnificados, los pagos se harán de forma electrónica y para evitar duplicidades se censará casa por casa, se colocarán calcomanías similares a las del INEGI con códigos QR que contendrán los datos de los beneficiarios.

AGENCIAS/MÉXICO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulos Relacionados

Ir arriba