Un grupo de hombres armados asaltó el convoy de los reporteros David Beriain y Roberto Fraile en dos camionetas y una decena de motos

Mueren asesinados en un ataque, David Beriain y Roberto Fraile periodistas españoles

Los periodistas españoles David Beriain y Roberto Fraile han sido asesinados en Burkina Faso cuando preparaban un documental sobre la caza furtiva y la preservación de la naturaleza en la zona cerca de la frontera con Benín. Los periodistas habían sido secuestrados ayer lunes tras sufrir una emboscada en una zona considerada “peligrosa” por la presencia de bandidos, yihadistas y otros grupos armados.

La última información de la que se dispone es que se han encontrado sus cadáveres en la zona del ataque, ha explicado este martes la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, durante el Consejo de Ministros de este martes, y siguen trabajando para confirmar “al 100%” la identidad de los informadores.

La ministra ha explicado que la información es aún “confusa” y que los dos españoles, junto con un ciudadano irlandés, fueron secuestrados ayer tras sufrir un ataque sobre las 15:30 horas de la tarde en la provincia de Kompienga (sureste) contra el convoy en el que viajaban. El Gobierno de Burkina Faso ha apuntado a “terroristas” como los autores tanto de la emboscada como del asesinato, según un comunicado del portavoz del Ejecutivo.

González Laya ha afirmado que están en contacto con las familias de los dos periodistas. Reporteros Sin Fronteras ha lamentado la muerte de los dos informadores en un tuit en el que han enviado el “apoyo a las familias” y un “abrazo solidario a sus compañeros, en este día tan negro para una profesión que dignificaban”.

David Beriain ha dirigido numerosos documentales en zonas de conflicto, violencia y del crimen organizado, siendo especialmente conocida la serie ‘Clandestino’. Junto al cámara Roberto Fraile, que también contaba con experiencia en zona de conflicto, formaban parte de un numeroso grupo —periodistas, trabajadores ambientales y una escolta de seguridad— que visitaba la zona como parte de un documental sobre la caza furtiva en el país africano. Además de Beriain y Fraile, también ha sido asesinado un periodista irlandés.

Inseguridad en la zona
El ataque ocurrió en la zona de Pama, donde individuos armados no identificados emboscaron a una patrulla de efectivos burkineses contra la caza furtiva, en la que iban empotrados los periodistas. Los secuestradores están escondidos en un bosque de la zona, repleta de vida salvaje que atrae a los cazadores, según declaraciones de una fuente de seguridad local a la agencia EFE. Según un comunicado del Gobierno de Burkina Faso, los terroristas trataron de rodear el convoy y abrieron fuego.

Según medios locales, que citan a fuentes de seguridad, el suceso se saldó también con tres heridos y la desaparición de un miembro de las fuerzas del orden burkinesas.

Un audio de Al Qaeda
Aunque se desconoce, de momento, la autoría de este acto violento, Burkina Faso sufre ataques yihadistas desde abril de 2015, cuando miembros de un grupo afiliado a Al Qaeda secuestraron a un guardia de seguridad rumano en una mina de manganeso en Tambao, en el norte del país, que aún sigue desaparecido.

Un audio publicado por los servicios de información del grupo terrorista Jama’at Nusrat al-Islam wal-Muslimin (JNIM, ‘Frente de Apoyo al Islam y a los Musulmanes’ en español), una unión de una miríada de grupos terroristas en el Sahel y África Occidental, de la órbita de Al Qaeda, se ha atribuido la autoría del asesinato y secuestro de los españoles, un extremo que no ha podido ser verificado. En el audio, los presuntos autores afirman haber asesinado a “tres blancos”.

El ‘modus operandi’ de Al Qaeda y del JNIM suele mantener con vida a los rehenes para negociar un rescate, lo que apunta a que los periodistas pudieron ser asesinados durante el ataque inicial.

“Tres periodistas, entre ellos dos españoles y un irlandés, fueron secuestrados. Los secuestradores lograron llevarse equipo militar”

La región más afectada por la inseguridad es la del Sahel, situada en el norte y que comparte frontera con Mali y Níger, aunque la inseguridad se ha ido expandiendo a provincias limítrofes de Burkina Faso, y desde el verano de 2018 afecta también al este del país.

Los actos terroristas se atribuyen con frecuencia al grupo local burkinés Ansarul Islam, a la coalición yihadista del Sahel Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM) y al Estado Islámico en el Gran Sáhara (EIGS), que atacan también en Mali y Níger.

Como consecuencia de la violencia, Burkina Faso sufre la crisis de desplazados que más rápidamente crece en el mundo, con más de un millón de personas fuera de sus hogares (más de uno por cada 20 habitantes).

Agencias/España

Te puede interesar

Julio Heredia busca el voto ciudadano

Entre las nuevas opciones electorales ante el proceso del próximo 6 de junio, recorre en …