Movilidad académica/ Plus de universidades/ El mundo, aldea global



LUIS VELÁZQUEZ

Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

ESCALERAS: La movilidad académica en las universidades públicas y privadas atrae al cien por ciento a los aspirantes y suspirantes. La posibilidad de estudiar la carrera de 4 y 5 años aquí, en el pueblo, el país y el extranjero se ha convertido en el atractivo número uno.
Un montón de chicos, por ejemplo, eligieron la universidad de acuerdo con el grado de movilidad. En todas les dijeron lo mismo, quizá política nacional: Habrán de cursar los primeros 3 semestres en la universidad local. Luego, del 4 al sexto, séptimo semestre, en otra facultad del país o del extranjero. Y el último, quizá el séptimo y el octavo, en el alma mater.
Y también, claro, la titulación.

PASAMANOS: Muchos, por ejemplo, soñaron con estudiar en el Tec de Monterrey o su filial en Puebla o la Ciudad de México.
Pero como el costo mensual es demasiado elevado para la mayoría de la población, a excepción, quizá, de conseguir beca, y beca, digamos, al 90, cien por ciento, entonces, tomaron la decisión superior de estudiar en una universidad local, siempre y cuando tuviera movilidad con casas de estudio de otros confines del país y del extranjero, sobre todo, Estados Unidos, Francia y España.

CORREDORES: Quizá se trate de una nueva generación que desde hace ratito se está formando.
El mundo, como una aldea global. “Somos contemporáneos de todos los hombres” escribió Octavio Paz en el siglo pasado. “Cuando viví en París me volví latinoamericano” escribió el novelista Jorge Volpi. Carlos Fuentes Macías vivió en casi todo el mundo. Gabriel García Márquez tenía residencia en seis naciones del planeta, todas iguales en su construcción para despertar y sentirse como en casa.

BALCONES: Una chica del segundo semestre tiene planeado cursar el cuarto, quinto semestre en Alemania. Por ahora, estudia alemán. Y lee a los escritores alemanes y escucha los grupos musicales alemanes, empezando por los clásicos. Y con frecuencia lee notas sobre Alemania.
Es su legítimo sueño. Caminar en el mundo. Sabe inglés. Y dejó a medias el estudio del francés y que está retomando en un horario apretujado, pero dichosa y feliz, consciente de significar el camino para su desarrollo personal.

PASILLOS: Más porque sus amigas han caminado a otros extremos del mundo. En unos casos, se fueron a España. En otros, a Estados Unidos. Otros más, en Austria.
Veracruz, el país, la provincia de los 5 continentes. Un simple rincón de la tierra. El ser y estar, en otros confines.
La tierra donde nacieron les queda chica. Un día despertaron y dieron vuelta al mapa y giraron el globo y supieron que la vida late en rincones lejanos.
Una chica sueña con ser reportera. Pero trotar en el mundo como enviada especial en frentes bélicos. Y por eso mismo estudia el bachillerato en las mañanas en línea y en las tardes, y por ahora, idiomas en línea. Habla y domina el inglés. Está con el francés. Lista para la gran aventura de la vida en puerta.

VENTANAS: Por eso, si las universidades desean ser atractivas, nada como apostar a la movilidad suscribiendo pactos con los colegios más prestigiados y reconocidos. Un plus a ofrecer, pues ni modo lo acuerden con escuelas “patito”.
Las nuevas generaciones así lo miran y conciben. Y ni hablar, es el tiempo cuando los padres de seguro engordarán más “el cochinito” pues significa un gasto extra. Y ni modo de frustrar a los hijos. El mundo, la aldea global de todos ellos.

Barandal
Luis Velázquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulos Relacionados

Ir arriba