Migrantes comienzan su llegada a la frontera México-Guatemala

A Honduran police officer assists a migrant from Honduras who was trying to reach the U.S., after Guatemalan authorities escorted them back, at the Corinto border between Guatemala and Honduras, in Puerto Barrios, Guatemala October 3, 2020. REUTERS/Luis Echeverria

Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Miles de migrantes hondureños en caravana avanzaron en su recorrido en el norte de Guatemala para llegar a México y continuar rumbo a Estados Unidos, aunque el gobierno mexicano desplegó militares y agentes migratorios para impedir su ingreso.

Por momentos bajo aguaceros y otros azotados por el inclemente sol, los migrantes caminaban por el norte guatemalteco húmedo y tropical, tras haber ingresado el jueves en estampida rompiendo un cerco militar en la línea fronteriza.

INGRESO ABRUPTO

Según las autoridades migratorias guatemaltecas, unos 3 mil hondureños entraron al país y este viernes la mayoría seguía disperso en el norte, mientras que un segundo grupo más reducido optó por intentar entrar a México caminando hacia el suroeste, a la frontera de Tecún Umán.

El ingreso abrupto llevó al presidente Alejandro Giammattei a decretar la noche del jueves un estado de prevención por 15 días en seis departamentos del noreste y ordenar «que sean detenidos (…) todos» los hondureños «que hayan entrado ilegalmente» al país, violando las leyes migratorias y sanitarias contra el Covid-19.

Asimismo, afirmó que los detenidos serán entregados a las autoridades hondureñas en la frontera de Corinto, una zona con plantaciones de banano y palma africana.

OPERATIVOS

Al iniciar su camino en Guatemala, los migrantes, que avanzan dispersos y en grupos, no encontraron fuertes operativos policiales.

Sin embargo, tras recorrer cientos de kilómetros se encontraron con un retén de policías y soldados en el poblado de Poptún que les bloqueó el paso y más de un millar de hondureños permanecían a la orilla de la carretera mientras dialogaban con los uniformados para que les permitieran continuar a la frontera.

Algunos, iracundos, expresaron su malestar y amenazaron con incendiar vehículos de la prensa, pero luego desistieron.

«NO VAN A PASAR»

Entre tanto, México anunció el despliegue de cientos de militares y agentes migratorios en la frontera sur para contener la entrada de la Caravana Migrante.

“Va a haber cientos de personal de migración, Guardia Nacional y de Fuerzas Armadas», dijo a periodistas Francisco Garduño, jefe del Instituto Nacional de Migración (INM).

“No van a pasar», expresó tajante Garduño, tras verificar una extensa formación de agentes migratorios en la ribera del río Suchiate, que divide a México y Guatemala, según imágenes difundidas por medios locales.

En los últimos años, miles de migrantes centroamericanos viajando en caravanas han cruzado a México rumbo a Estados Unidos.

AMENAZA DE ARRESTO

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador ha desplegado unos 26 mil soldados en la frontera sur tras las amenazas de su par estadunidense, Donald Trump, de aumentar los aranceles si no se frena el flujo de migrantes indocumentados.

Al menos 300 integrantes del éxodo optaron por regresar voluntariamente a Honduras ante la amenaza de arresto.

Pero la mayoría siguió rumbo al norte, muchos citando la falta de empleo, servicios de salud, educación, la violencia de las pandillas y la intrafamiliar así como el narcotráfico como las causas que los llevaron a dejar el pequeño país centroamerciano de 9.3 millones de habitantes.

“Yo voy a seguir, claro que voy a seguir», dijo con firmeza a la AFP Omar Ramos, de 29 años, temporalmente impedido de continuar la travesía.

AGENCIAS/MÉXICO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulos Relacionados

Ir arriba