La tarea de escribir/ 90% de disciplina/ 10% de inspiración

Luis Velázquez

Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

EMBARCADERO: Hay una vieja polémica entre los teóricos de la creación literaria para escribir novelas, cuentos y poemas… Unos dicen que la canción de “La bamba” se queda corta con aquello de que para bailarla “se necesita un poquito de gracia y otras cositas”… Por ejemplo, unos teóricos aseguran que para escribir se requiere diez por ciento de inspiración y 90 por ciento de disciplina… La parte contraria asegura que se necesita 90 por ciento de inspiración y diez por ciento de disciplina… Entre unos y otros, los siglos han caminado y cada siglo va engrosando el número de escritores inmortales…

ROMPEOLAS: De entrada, ninguna novela, cuento o poemas se escribe así nomás, por ejemplo, todas las noches al acostarse un escritor jarocho tenía a un lado de la cama una computadora sobre una mesita de madera, de las que venden “los inditos”, porque, decía, en la madrugada soñaba y despertaba y de inmediato debía ponerse a escribir el sueño… Nunca escribió ni un cuento, pero como también tenía una botella de licor a un lado terminó como un alcohólico…

ASTILLEROS: Muchos escritores dicen que su pareja, una mujer casada o amante, es máxima inspiración para escribir… Pero hay casos fatídicos como por ejemplo, Manuel Acuña, 1849/1873, quien rechazado por su musa, Rosario de la Peña y Llerena, tomó cianuro y se suicidó a los 24 años de edad dejando poema inmortal, aquel del “Nocturno a Rosario”… José Vasconcelos Calderón, escritor, filósofo filoso y político, era incendiario, pero más aún, terriblemente celoso, a tal grado que una amante se pegó un tiro en la iglesia de Notre Dame con una pistola que ella misma le había regalado… Y durante varios años dejó de escribir, bloqueado para la creación literaria como había quedado…

ESCOLLERAS: Cada escritor su formación, experiencia y hábitos, y en todo caso, para escribir se necesita 50 por ciento de inspiración y 50 por ciento de disciplina… Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura, más de treinta libros publicados, decía que antes de escribir una página ha de pensarse para escribir mejor… Don Alfonso Reyes, el escritor de la famosa Cartilla Moral de López Obrador, escrita hace más de 85 años, decía que la disciplina es el nombre de la creación…

PLAZOLETA: Y es que, por ejemplo, de nada sirve tener talento si deja de pulirse y volverse a pulir… Y de nada sirve tener disciplina si la inspiración nunca llega… Una y otra se complementan y enriquecen… Desde el otro lado del mundo donde vivía, el poeta francés Víctor Hugo exaltó la poesía intensa, frenética y volcánica de Salvador Díaz Mirón… Viviendo en París, donde conoció al joven poeta, José Carlos Becerra, Octavio Paz quedó deslumbrado cuando le enviara sus poemas… Charles de Gaulle, presidente de Francia en par de ocasiones, aprendiz de escritor, solía platicar
con su Ministro de Cultura, el escritor Andrés Malraux, para aprehender y aprender secretos de la literatura…

PALMERAS: En el filme, “Otro final feliz”, una escritora escribe y escribe y las editoriales la rechazan… En su departamento coloca una cartulina sobre la pared a la que llama “el muro de las lamentaciones” y en donde va colgando con alfileres cada una de las cartas de rechazo… Y, sin embargo, ella sigue escribiendo, sin doblegarse ni darse por vencida… Un día, un editor lee la novela que le lleva y queda fascinando y la publica y el éxito comienza… Inspiración y disciplina se fermentan entre sí para abrirse paso…

Malecón del Paseo
Luis Velázquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulos Relacionados

Ir arriba