La isla del buen George

Hola amigos, como la semana pasada les mencioné, esta vez hablaremos de los mejores ostiones del mundo, estos no están en Singapore, ni Francia, ni Japón, esos los tenemos en la fabulosa y única Isla del buen George.

Nada me gusta más, que hablar bien de mi tierra y de mi gente, porque créanme, no lo digo en broma, ¡sabemos hacer las cosas!

LA TIERRA DE QUETZALCÓATL

Después de haber probado ostras alrededor del mundo, y comparado productos de buena calidad, hasta el momento nada me gusta más que la magia de la Isla del buen George, por algo Quetzalcóatl escogió estos rumbos, donde mar y río se juntan y crean mezclas singulares, la Isla se encuentra nada más y nada menos que en la comunidad de Barrillas, en Coatzacoalcos, Veracruz; detrás de la más antigua y vieja tienda de abarrotes -que creo todo mundo conoce- está rodeada de manglares y el único acceso es gritando el nombre de mi buen amigo George que amablemente cruzará en su canoa para llevarte a sus aposentos.

DE TODO UN POCO

Antes que nada deben saber que la isla no es un restaurante, es más bien una granja de ostiones, a eso se ha dedicado George por más de 30 años. Empezó cuando tenía 20 años a aprender el oficio de ostricultor, al ser originario de Barrillas conoce los canales y paisajes muy bien, además de otras especies de ostras como las almejas, el caracol, chile de burro y los mejillones negros, que aunque pocas veces los tiene, en algunas ocasiones se encuentran y son un festín sin igual.

El cultivo que George realiza es orgánico y depende única y exclusivamente del ambiente natural, de los manglares, del tipo de agua y del clima que la región concede; se cultivan a través de collares, en taras, sin que éstas toque el fondo.

El ciclo de crecimiento del ostión va de 2 a 4 meses, depende del tamaño que uno busque, en mi caso siempre he pensado que lo bueno viene en envases pequeños, no soy fan de las ostras que no caben ni en la boca.

George nos dice que su producto es de muy buena calidad porque no existe más fresco, cuando uno llega, en ese momento él va a sus taras y toma los ostiones directamente del agua, los abre y van directo a la mesa, no como otras personas que mantienen los ostiones en costalillas quién sabe cuánto tiempo.

UN VERDADERO ESPECTÁCULO

La verdad es que es cierto, no hay nada mejor que ver cómo saca los ostiones del río para ir directo a tu mesa. Siempre que vuelvo a casa, paso a visitar al buen George, lo conocí gracias a mis amigos los Troncoso de la colonia Sebastián Guzmán, que fueron los que me presentaron con él y desde ahí se convirtió en un destino favorito.

Deben saber que si gustan ir a visitarlo, George no cuenta con servicio de restaurante, pero la gente de Barrillas es tan unida que los de enfrente no tienen ningún problema de servirte aun si estas en la isla de George.

Cuando hemos ido con amigos que no gustan de los ostiones, pedimos con los de enfrente y George amablemente cruza por los alimentos.

APOYO AL COMERCIO LOCAL

En lo personal disfruto mucho de la privacidad, la frescura y la hospitalidad que la isla ofrece, vayan acompañados siempre de una hielera con sus propias bebidas y disfruten de la tranquilidad y el clima diferente por la cantidad de arboles y manglares que la rodean. Si no llevan bebidas, no se preocupen, venden de todo en la tiendita.

Apoyemos el comercio local, yo en lo personal siempre que voy a Minatitlán o Coatzacoalcos, y tengo un evento, incluyo en mi menú las almejas y los ostiones del buen George, y nunca me han quedado mal, en la ultima ocasión que fui tuvimos una cena increíble en el restaurante Criollo de mi amigo el Chef Rubén Valencia e incluimos un Clam chowder hecho a base de las almejas del buen George y fue una locura, incluso personas que según no gustaban de las almejas quedaron encantadas, y es que la verdad son buenísimas, como les digo busquen las pequeñas tiene un sabor dulce riquísimo.

VALE LA PENA LA VISITA

No hay pierde, llegando a Barrillas de lado izquierdo a la carretera, detrás de la tiendita o comercializadora la laguna del ostión, se encuentra un pequeño muelle, desde ahí usen sus cuerdas vocales y llamen a George. A mí no me cobra la cruzada, pero claro que siempre dejo buena propina, es una persona que vale la pena conocer, muy amable y siempre dispuesto a ayudar. Y cuando lo vean lo saludan de mi parte y le dicen que pronto iré a visitarlo.

Les dejo la receta del clam chowder para que se animen a comprarle unas almejas para llevar al buen George y la disfruten en su casa.

Agradecimiento especial al “Antoineee” por las fotos y la entrevista al buen George, excelente trabajo de campo.

Espero disfruten de las maravillas que tienen cerca, y que muchas veces ignoramos o simplemente no nos damos tiempo de explorar, no todo lo de afuera es mejor, muchas veces olvidamos el valor de las cosas que tenemos alrededor.

DATO: Esta es la dirección en google Maps: https://goo.gl/maps/NybPyyDBFEuLWGcX8

Clam Chowder

INGREDIENTES:
Almejas de la Isla de George 24 pza
Tocino 300 g
Papas en cubos 2 pza
Vino blanco 300 ml
Mantequilla 2 cucharadas
Ajo 2 dientes
Cebollín de rancho un manojo
Perejil de rancho 6 hojitas
Leche 1 taza
Media crema 1 taza
Agua 1 taza
Laurel
Tomillo
Cebollino
Sal
Pimienta negra

PROCEDIMIENTO:
*En una cacerola poner el vino y una taza de agua con las almejas bien lavadas, un par de hojas de laurel y el perejil de rancho, llevar a hervor bajar el fuego y dejar reducir a la mitad. Separar las almejas del jugo final, reservar el caldo y las almejas cortarlas a groso modo o por mitad como ustedes lo prefieran.

*En otra cacerola agregar la mantequilla, el tocino en trozos y dorar, agregar el cebollín de rancho que son los que usamos en la carne asada, acitronar por un par de minutos y agregar el ajo, acitronar otro par de minutos.

*Agregar las papas en cubos, dorar por unos minutos, agregar la leche, la media crema y el caldo de las las almejas. Llevar a hervor y baja la flama para reducir la mezcla, machacar las papas cuando estén suaves, pero solo un poco, queremos trozos de papa imperfectos y una mezcla cremosa, si esta muy liquida.

*Agregar las almejas en trozos, el tomillo y sazonar con sal y pimienta.

*Servimos con el cebollino picado. El cebollino es un palito verde delgadito que pueden encontrar en cualquier supermercado, y pan tostado con aceite de olivo.

Chef Art Life
Por: Manuel Bernal

“Olvidemos las pretensiones. El mejor producto no siempre está en los restaurantes más caros”

Te puede interesar

Se viraliza el truco de como ganar en las máquinas tragamonedas

¿Le gusta jugar en las máquinas tragamonedas? En redes sociales se hizo viral un video …