‘La culpa es de las dos partes, por imprudentes’

ELIZABETH AVIÑA/LIBERAL En el lugar de los hechos sólo quedaron restos de lo que sería una fiesta de bienvenida para un bebé y ahora es un recuerdo de horror.

Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Las siete personas que resultaron lesionadas al ser atropelladas por un conductor ebrio mientras celebraban un Baby Shower en el poniente de Coatzacoalcos, ya fueron dadas de alta debido a que sus lesiones no eran graves y solo una tuvo fractura de muñeca.

LESIONES LEVES

Alejandro Rodríguez Osorio, coordinador de socorros y desastres de la Cruz Roja, informó que ninguna de las lesiones pusieron en riesgo la vida de estas personas, por lo que a las 03:00 horas fue dada de alta la última. 
Recordó que el servicio de auxilio les fue solicitado alrededor de las 18:25 horas por medio del centro regulador de urgencias médicas del 911.

«Eran dos menores de edad y cinco adultos que se atendieron en la escena, se trasladaron en la Cruz Roja y posteriormente llegó una octava paciente por sus propios medios, todos los pacientes estaban estables, policontundidos, no fue necesario trasladarlos a un hospital” informó.
Para atender a estos ciudadanos se utilizaron dos ambulancias y finalmente fueron trasladados a la base de la Cruz Roja.

AUMENTAN SERVICIOSDE AUXILIO PESE A SEMÁFORO NARANJA


De la embarazada a quien se le celebraba la fiesta en honor del bebé en camino, añadió que solo se le atendió en la escena por crisis nerviosa, más no por golpes causados por el impacto.
Lamentó que pese a la situación que se vive, la gente ha relajado las medidas y hace fiestas o bebe y maneja.
Rodríguez Osorio dio a conocer que con el cambio de semáforo epidemiológico a naranja, se han comenzado a incrementar los servicios de auxilio por accidentes automovilísticos y atropellamientos, ya que hace un meses la atención había disminuido hasta en un 50 %.

REPRUEBAN CELEBRACIÓN

Los vecinos lamentaron los hechos, pero se dijeron en desacuerdo de la organización de eventos masivos y reiteraron que la culpa de lo ocurrido fue tanto del conductor que iba ebrio, como de la familia que organizó la reunión.

«No supe del accidente, a penas hoy me enteré que me dijo mi hijo, pero no es normal que sabiendo cómo está la situación no entendamos, no deberíamos hacer fiesta ahorita. La culpa es de todos juntos», mencionó Lucía Hernández Gutiérrez.
»Está mal, se pone en riesgo la vida de las personas, por si está en la calle, la gente debería tomar en cuenta que no debe cerrar la calle para hacer eso, yo diría que los dos tienen la culpa, en primera porque deberían ponerse más atentos, no hacer fiestas, no cerrar calles y la gente tomada pues no debería manejar», Karla Ivette Pérez.

EXIGEN CASTIGO POR PONER A VECINO EN RIESGO DE CONTAGIO


«Yo siento que, no es que sea mala onda, pero sí deberían multar a esa familia y, sobre todo que cubrieron un área que no es privada, para hacer eso tienen que pedir un permiso y tampoco lo han de haber hecho y por otro lado el conductor que venía ebrio aunque estemos en semáforo rojo, hubo imprudencia de ambos lados y sobre todo la familia de la embarazada, su esposo, su familia cómo se atrevió a hacer una fiesta si alguien de los que fue a la fiesta la pudieron infectar, porque el Covid sí existe porque yo lo tuve. Da coraje porque eso se pudo haber evitado y el borracho se hubiera estrellado solo, pero el hubiera no existe”, mencionó Lucila del Carmen.

“Yo estoy molesta porque esto ya hubiera acabado, pero hay gente que no respeta, está haciendo fiestas y no solo no toman en cuenta a su familia, sino a sus hijos. Al estar ahí saben que es una calle transitada y tanta culpa tienen ellos, como el que anda manejando borracho. Son mamás descuidadas. Es algo indignante por parte de la gente que estuvo ahí porque no tienen consciencia, mira la economía cómo está y no podemos trabajar porque hay gente que le vale, hace fiestas y toma”, aseguró Gisela Martínez Jiménez.

URGE VIGILANCIA EN CIUDAD OLMECA

“Lo veo mal porque un señor que dicen los vecinos que ya es un tomador atentó contra gente y no estamos de acuerdo con que vuelva a pasar esta tragedia, imagínese si no hubiera estado el carro estacionado, quién sabe a cuántos mataría, sí hubo heridos, pero no más”, recalcó Araceli López.

HUELLAS DE LA TRAGEDIA

Este martes, el hogar ubicado en la esquina de las calles Quetzalcóatl y Altar de Piedra donde un día antes se llevó a cabo el Baby Shower lució desolado y sin habitantes, sin embargo, en los alrededores aún se hallaron recuerditos de la fiesta regados por el piso.

El coche blanco que impactó el ebrio conductor continúa en el sitio, estacionado frente a la casa, pero sin alguien que pudiera hablar al respecto de lo ocurrido.

Lo que sí se pudo hallar fueron flequillos rosa, chupones y baberos de foamy, hojas de juegos típicos en este tipo de eventos y hasta restos de faros de luz que dejó el impacto de ambos vehículos.

Ningún vecino ronda la zona, todos guardan silencio y están a la expectativa de lo que ocurre en la casa blanca, escenario del multiatropellamiento de siete personas.

Vecinos informaron que la joven embarazada fue trasladada a un hospital muy temprano por la mañana a consecuencia de malestares, sin embargo, no pudimos dar con ella en los nosocomios de la ciudad.

Coatzacoalcos
Elizabeth Aviña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulos Relacionados

Ir arriba