King Cobra Tacos & Shots

Sin duda alguna, parte de mi gusto por viajar es derivado de la curiosidad que me da probar los diferentes sabores, estilos y bocados que cada cultura ofrece, y esta vez fuimos un poquito lejos; nos atrevimos a probar la famosa King Cobra en Indonesia.

Siempre que viajo a diferentes lugares trato de aprender de su cultura, adaptarme a su manera de ver las cosas y disfrutar lo que las personas están dispuestas a enseñar.

Este camino me ha llevado a probar un sin fin de comidas exóticas, como ranas disecadas, escorpiones, cocodrilo, Fugu (pez venenoso), orugas y varios tipos de insectos más, ¡incluso hasta murciélago! Eso sí, fue hace varios años, no me vayan a echar la culpa del Covid jajajaja.

MÍTICA SERPIENTE

Mientras estaba trabajando en Jakarta, capital indonesa, pregunté qué era algo exótico que podrías probar, y fue cuando me mencionaron el mito de la famosa King Cobra. Según los locales, más allá de la carne, ésta es apreciada por su sangre, la bilis y la médula que consideran milagrosamente medicinal, siendo buenas para la piel, el asma, diabetes, el hígado, la visión, el corazón, la presión y claro, por lo que la mayoría la busca, la potencia sexual.

Escuchar todo esto incrementó mi curiosidad por probar tan excelso manjar; nos dimos a la tarea de buscar el lugar y fuimos a la aventura, caminando por las calles centrales de la capital puedes descubrir que hay un industria alrededor de esto, restaurantes que se dedican a vender todo tipo de productos a base de estos reptiles, medicinas, comida, artesanías con su piel, etcétera.

TRATO CERRADO

Algo que hay que comentar y es que son bastante caros, nosotros seguimos caminando y encontramos un puesto callejero que daba prácticamente a mitad del precio que los restaurante aledaños.

Preguntamos por el King Cobra y el señor nos dijo que costaba 2 millones de rupias, algo así como 2500 pesos, en el restaurante estaba por arriba de los 4 mil pesos, quisimos seguir buscando, pero el señor lanzó su ultima oferta: un millón y medio de rupias pero por su pieza maestra un animalito de más o menos 3 metros, bastante imponente fuera de la jaula. Esto nos convenció y decidimos aceptar la oferta.

Tengo que comentar que estos animales son criados en granjas, no son animales silvestres, pues como digo es una industria bastante desarrollada, que creo que sería imposible de mantener si se dedicaran a cazarlos.

Cerramos el trato y empezó el proceso: el señor con un temple que da la experiencia, y una seguridad abrumadora, sacó al animal de la jaula.

¡FUERA TABÚS!

Los animales para el proceso se encuentran con los ojos y la boca tapados, colocan la cabeza en una tabla de madera y de un golpe certero son decapitados, entre dos personas proceden a aliñarlo, por el tamaño no es tarea fácil ya que el cuerpo sigue moviéndose debido a la médula, primero extraen toda la sangre, le quitan la piel, y la guardan para ellos, son ocupadas en carteras, cinturones, botas, etcétera; eliminan la viseras extrayendo la bilis con mucho cuidado, pues es de lo más apreciado, al final con mucha habilidad extraen la médula, otro ingrediente muy apreciado, después de esto el cuerpo deja de moverse.

Una vez extraídos los ingredientes más importantes, proceden a preparar el shot, éste es una mezcla de la sangre, la médula cortada en trocitos, la bilis, arak un alcohol local a base de palma de coco, miel, y un par de medicinas naturales más.

Un animal del tamaño que compramos es recomendable para hacer shots para dos personas, nosotros lo pedimos para 3, mi amigo Sergio, el buen Gian y yo, la verdad aunque era para 3 salieron bastante generosos, yo soy muy poco de tabús en cuanto a comida exótica, así que fui el primero en tomarse el shot de sangre; la verdad el sabor no fue para nada desagradable, la miel y el arak ayudan bastante, aunque reconozco que en mayor cantidad tal vez hubiera sido mas difícil, después fue turno de mis amigos, que sufriendo un poco, lograron cumplir el reto.

‘ME PUSE BIEN COBRA’

Una vez listo los shots, procesan la carne y la cocinan en brochetas, las sirven con una salsa picante y ketchup manis, que es una salsa de soya dulce, la verdad ese día la carne estaba muy dura, y no me gustó para nada, al probar las primeras brochetas interrumpí al cocinero para decirle que no hiciera más, que me diera el resto de la carne para hacerla a mi gusto, nos terminamos las ultimas brochetas, un par de cervezas y decidimos irnos a casa.

Después de unos 20 minutos tengo que decirles que Sergio y Gian se durmieron en el taxi, yo me sentía un poco diferente, como muy relajado y alerta al mismo tiempo, me puse bien cobra decían los locales, andaba al 100 y de la potencia sexual, no estoy para presumirles por este medio jajajajaja
Escuchamos muchas anécdotas en torno a esto, incluso que había gente que se había muerto, porque el que limpió la cobra no lo hizo bien y un poco del veneno cayó en el shot.

 

 

 

 

 

 

La verdad me sentí muy bien, no tuve ninguna complicación, incluso al otro día tomé el resto de la carne y me preparé unos tacos de cobra encebollada, que sabían mucho mejor que las brochetas que habían preparado el día anterior.

¿Volvería a hacer esto? Sí. Incluso traté de llevar a unos amigos después pero no estaba el señor, tuvimos que probar la experiencia del restaurante que fue el triple de cara, no vimos el proceso y al final los shots fueron muy poquito, incluso nos sentimos timados, después de haber probado antes el puesto de la calle.

No es mi comida exótica favorita ese lugar sin duda es del fugu, el pez globo japonés, pero ya hablaremos de eso en otra ocasión. ¡Hasta la próxima!

«Este camino me ha llevado a probar un sin fin de comidas exóticas, como ranas disecadas, escorpiones, cocodrilo, orugas, ¡incluso hasta murciélago! Eso sí, fue hace varios años, no me vayan a echar la culpa del Covid»

Chef Art Life
Por: Manuel Bernal

Te puede interesar

Juanito soñaba con ser policía antes de sufrir un accidente

La fecha del 19 de octubre del 2019 nunca se le olvidará a María del …