En México, sólo un rancho tiene permiso de cacería de bisontes

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) informó que sólo uno de los 31 criaderos de bisonte americano en vida silvestre que existen en México cuenta actualmente con permisos de cacería de estos ejemplares, pese a que se encuentra en la lista de especies en riesgo de extinción en la Norma Oficial Mexicana 059.

“Un muy reducido número de UMA extensivas que han solicitado este permiso y en su mayoría no han logrado cumplir con los requisitos. Sólo una de ellas lo ha obtenido, mismo que está vigente en el estado de Chihuahua”, informó la Semarnat en una tarjeta informativa enviada en el contexto del foro virtual.

Las Unidades para la Conservación, Manejo y Aprovechamiento Sustentable de la Vida Silvestre (UMA) son predios de propietarios o poseedores que los destinan al aprovechamiento sustentable de las especies silvestres que ahí habitan, mismos que están incorporados al Sistema de UMAS (SUMAS) bajo la coordinación de la Dirección General de Vida Silvestre de la Semarnat.

De tal forma, la Semarnat indicó que cuenta con 28 registros de UMA intensiva de bisonte americano y con 31 registros de UMAS extensivas, que se ubican en Veracruz, Ciudad de México, Zacatecas, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Nuevo León, Jalisco, Sonora, Querétaro, Guanajuato, Tamaulipas, Morelos y Puebla.

El documento detalla que estos criaderos necesitan tener un plan de manejo aprobado para la especie y solicitar un permiso de aprovechamiento que tiene una vigencia de seis meses.

“En este caso, sólo las UMA extensivas pueden solicitar un permiso de aprovechamiento cinegético, ya que este sólo puede ser otorgado para ejemplares que se encuentren en extensivo (vida libre)”.

La dependencia indicó que los aprovechamientos otorgados para la especie en la presente administración “han sido en su mayoría aprovechamientos comerciales, debido a que estos bisontes cuya pureza genética es desconocida se encuentran en confinamiento”.

Resaltó que las UMA también dan respuesta a la necesidad de conservar la biodiversidad y dar impulso a la producción y el desarrollo socioeconómico del país.

Subrayó que cualquier cobro cinegético de ejemplares sin los correspondientes permisos y marcajes constituye un delito cuya pena va de uno a nueve años de prisión, así como una multa de hasta 3 mil días de salario mínimo, “la multa se puede incrementar de acuerdo al tipo de conducta que se establece en los artículos del 414 al 423 del Código Penal Federal”.

Agencias/CDMX

Te puede interesar

Agradece rectora de la UV al gobernador por pago de deuda histórica

La Universidad Veracruzana (UV) agradeció al gobernador Cuitláhuac García Jiménez por cumplir su compromiso con …