PRI, cambio de nombre/77 años con el mismo/La vida ha cambiado

UNO. Cambio de nombre al PRI

En 1929, Plutarco Elías Calles fundó el partido abuelito del PRI. Le llamó el PNR, Partido Nacional Revolucionario.
En 1938, nueve años después, Lázaro Cárdenas del Río le cambió de nombre y lo bautizó como el Partido de la Revolución Mexicana, PRM.
Y en 1944, 6 años después, Miguel Alemán Velasco también le cambió de nombre y le puso Partido Revolucionario Institucional. PRI.
Pero luego de 77 años en que se ha mantenido con el mismo nombre de PRI, noqueado en las urnas, perdida la presidencia de la república en 3 ocasiones, es la hora de un nuevo maquillaje.
El 4 de marzo del año que camina, fecha de su aniversario, bien pudiera reinventarse.

DOS. Cultura priista

En su momento cumplió con la tarea. Fue el partido dominante durante unos ochenta años. Era, además, el partido único.
Incluso, creó y recreó una cultura política. Entre otros conceptos, La Cargada, La estampida de los búfalos, Las urnas embarazadas, De todas todas, El Dedazo, El carrusel, “el PRI nunca pierde y se pierde arrebata, y, claro, la corrupción.
México, en el primer lugar mundial de la corrupción.
Pero los tiempos, dice el viejito del pueblo, han cambiado.

TRES. Cada vez, menos feligreses

Al PRI le está pasando lo mismo que a la religión católica, tiempo aquel cuando, por ejemplo, en los periódicos estaba prohibido escribir mal del presidente de la república, el Ejército y la Virgencita de Guadalupe.
Cada vez, con menos feligreses en su capilla. Cada vez, históricos militantes rojos bajándose del caballo y trepándose, la mayoría, a MORENA, el partido político de moda, al PAN y al Movimiento Ciudadano.

CUATRO. Cercanía con AMLO

Montón de priistas que ya fueron en Veracruz. La mayoría… que muchos cargos públicos usufructuaron. Incluso, hasta enriquecerse. Como aquel alcalde con su frase bíblica. “Dejé de ser alcalde y dejé de ser pobre”.
Es más, el líder nacional del PRI se llama Alejandro Moreno. Entonces, le decían “Alito”. Y cuando fue ungido presidente del CEN, lo rebautizaron. Le dicen “Amlito”, por la cercanía política, se afirma, con López Obrador.
De acuerdo con las versiones hasta se siente candidato presidencial en el año 2024.

CINCO. Campanazo de Alito

Luego de su tiempo en la gloria, el tricolor está en el infierno.
Pero el rojo del PRI sangra demasiado. Y antes de escurrir por completo y desangrarse, y a tono con su tiempo histórico de vigencia con Calles y Cárdenas, nada mejor que buscar otro nombre.
Sería campanazo de Amlito. Más, porque el siglo XX, cuando lo crearan, ya se fue. Y van 21 años del siglo XXI y continúa igual.
Mejor dicho, peor. Peor, porque cada vez pierde terreno electoral.
Un hecho: hay unos doscientos candidatos a diputados federales por la vía pluri para las urnas el 6 de julio.
Y de los doscientos, únicamente una priista jarocha va. Es Lorena Piñón.

SEIS. Operación quirúrgica

Premisa universal:
Si López Obrador bautizó a su partido como MORENA por la Virgencita del Tepeyac, entonces, Amlito bien podría rebautizar al PRI, digamos, como, quizá, el Partido Rojo, como “Las Camisas Rojas”, de Tomás Garrido Canabal, gobernador de Tabasco en el tiempo de Plutarco Elías Calles.
También, digamos, el Partido Guinda, por algún parecido con los colores de MORENA.
Carlos Salinas quiso crear su partido, Solidaridad, quizá cambiar al PRI, pero fracasó en el intento.
Dante Delgado bautizó a su partido Convergencia por la Democracia y lo rebautizó como Movimiento Ciudadano.
Con un nuevo maquillaje, quizá operación quirúrgica política, otros estatutos, cambio de estrategias, el tricolor quizá remontaría. Quizá.

Escenarios
Luis Velázquez

Te puede interesar

Atacan a Mathey por ser “EL CABALLO NEGRO” de Morena

Aún no hay candidatos para la diputación federal, local y alcaldía, pero siguen apareciendo más …