Contadora asesinada en Acayucan, con hermano metido en la delincuencia

Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Una mujer que viajaba con su hijo de seis años fue asesinada a la altura del Fraccionamiento El Rincón del Bosque.

La dama intento huir de sus agresores y terminó estampada en un varios postes de concreto, hasta ahí fue alcanzada por los agresores.

Sujetos desconocidos habrían dado alcance a la joven madre en la carretera que conduce a la Sierra de Soteapan y disparado con arma de fuego en repetidas ocasiones, hasta asegurarse de que le habían asesinado.

La madre asesinada vestía camisa blanca y pantalón negro, el cadáver quedó al interior de la camioneta.

El menor fue resguardado por ciudadanos que acudieron al auxilio, posteriormente llegaron sus familiares, y fue entregado a ellos, el menor estaba sumamente traumatizado por la escena que tuvo que presenciar.

En el área se encuentra elementos de la secretaria de seguridad pública.

Autoridades investigan el móvil de este crimen, de manera preliminar fue identificada como Marina Santos Jiménez, de 26 años, contadora.

Se había dicho que era empleada de un ingenio cañero, pero eso quedó descartado.

La confusión vino porque al momento del ataque iba abordo de una camioneta del Grupo Santos la cual, ahora se sabe, fue prestada por su esposo, quien es mecánico y ahí tenía la unidad bajo resguardo.

Al esposo se le hizo fácil prestar la camioneta a la mujer, para que hiciera unas diligencias en su casa, sin saber que ya era seguida por pistoleros.

Se trata del homicidio número ocho que se da en la zona de Acayucan pese a la presencia de la Fuerza Civil desde hace varios meses.

CON HERMANO EN LA DELINCUENCIA

Entre las líneas de investigación que siguen las autoridades por este caso, se contempla la de un hermano de la finada, quien cuenta con antecedentes penales por formar parte en el 2017 de una banda de huachicoleros.

Se trata de Álvaro Sántos Pérez, quien cuenta con detenciones por robo de combustible a Pemex y portación de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Se investiga si este caso, no tiene que ver con alguna rencilla o venganza entre grupos criminales de la región.

La captura de Álvaro Sántos Pérez se dio el 20 de enero de 2017, en el rancho Casa Blanca, en el municipio de Oluta, ahí cayó con al menos 12 sujetos que presuntamente estaba robando combustible.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulos Relacionados

Ir arriba