¡Felicidades, Claudia Sheinbaum! ¡Felicidades, Rocío Nahle! ¡Es un honor estar con ustedes!

¡Voto masivo!

Parlamento Veracruz

¿Qué les puedo decir? Estoy muy contento. Y creo que “muy contento” es poco. Me siento eufórico porque con este triunfo México y Veracruz se han librado de algunos de los peores personajes que ha dado la política nacional y local.

De esos personajes y de sus ideas de desprecio al pueblo, de su clasismo, de su odio a las mujeres, a las diversidades, a las minorías. De sus políticas de privilegios para los encumbrados.

Me siento feliz porque el mandato contundente del pueblo ha sido para continuar la Cuarta Transformación; pero ya no sólo continuarla, sino hacerla más fuerte, más poderosa y que profundice sus raíces para que no dure seis años, sino muchas décadas más.

La mayoría calificada que tendrá la 4T en el próximo Congreso de la Unión permitirá el Plan C, que, por fin, nos liberará del lastre que significan instituciones heredadas de la época neoliberal y que se han opuesto, descaradamente, a la buena marcha del país.

Vienen seis años de progreso, de justicia, de atención a los más vulnerables, de darle protagonismo a los que la oposición ningunea.

Y de la oposición, ¿qué puedo decirles? Tienen lo que se merecen. Cosecharon lo sembrado. Obtuvieron el retorno natural de su veneno escupido para arriba. El efecto opuesto a sus calumnias, a su bilis, a su poca hombría, a su perversidad, a su odio malamente disimulado.

Reproduzco lo dicho la mañana de este lunes por el gobernador Cuitláhuac García: “La democracia derrotó a la mentira. El pueblo les ha dado otra lección a aquellos que ayer, en su borrachera de mentiras, creyeron que podían engañar, pero hoy despiertan crudos al ver que la transformación continúa”. ¡Seco el trancazo!

En mi caso personal, me queda el enorme orgullo de haber contribuido, como un soldado más de Morena, a darle palo a los Yunes en la zona conurbada de Veracruz-Boca del Río, el territorio que ellos asumen –muy equivocadamente- que les pertenece, olvidando que los territorios son de la gente.

Chambeamos varias semanas, calladitos, pero sin descanso, para darles donde más les duele. Lo mejor: todo indica que ese resultado nos encamina a terminar de librarnos de ellos en el 2025, para lo cual estaré encantado de ayudar.

Por lo pronto, a disfrutar este día histórico para nuestro país y Estado. La gente ha expresado su mandato y lo ha hecho como se esperaba que fuera, como siempre dijimos que debía ser: con su voto masivo.

Por: Juan Javier Gómez Cazarín*

TE PUEDE INTERESAR

Intentan linchar a pareja acusada de “robar niños”

Alrededor de 100 personas quienes intentaban quemar vivos a un hombre y una mujer, que …

A %d blogueros les gusta esto: