Ya sabía que el Cruz Azul es mi alegría diaria pero no me imaginaba que podía hacerme tan feliz….

Tercer aniversario del campeonato de liga MX de mis amados azules

Les comparto una breve historia sobre este logro que nunca olvidaré: La Novena.

51 minutos de tiempo corrido del partido de vuelta de la gran Final del Torneo Guardianes 2021 de la Liga MX y el equipo verde de la Laguna se dispone a cobrar un tiro de esquina.

Hasta ese instante el cuadro Santista de Torreón había resistido el intenso asedio Azul, sin embargo la Maquina Celeste ya ha tocado la puerta varias veces y el ambiente huele a pólvora porque se siente venir un gol inminente.

La noble Afición Celeste presente, solo un poco más de 20 mil personas en el majestuoso estadio Azteca por la pandemia, pero muchos millones a través de la TV y los diversos medios de comunicación nacionales e internacionales permanecen expectantes, ya que lo han resistido todo, ha sido mucho y por largo tiempo hasta lo inaudito, incluyendo las burlas y los ataques continuos de algunos equipos y la prensa pagada por sus rivales, como tlvisa con sus serviles lacayos de Coapa que odian y envidian la brillante historia del cuadro de la Noria.

Y entonces el Destino de Grandeza del Cruz Azul se cumple una vez más…

La zaga de la Máquina rechaza el centro hacia fuera de su área, hay un intento de recentro pero el mejor jugador celeste, Luis Isaac Romo, lo tapa y el balón pica frente a él, se eleva y desvía hacia un costado.

Nacho Rivero lateral celeste, un regalo de esta temporada proveniente de los Xolos de Tijuana, se aviva y va por la esférica, de reojo observa cómo sus compañeros inician su despliegue por las bandas, se comienza a gestar un contragolpe letal.

La gran especialidad del cuadro Cementero y que lo ha aprovechado una y otra vez durante la larga temporada regular.

Rivero da un frentazo al balón y lo impulsa hacia el carril derecho, donde Víctor Yoshimar Yotún, venido de las lejanas tierras peruanas, lo baja y controla en medio de dos defensas Laguneros que intentan quitárselo.

Mientras hace su maniobra, observa a sus otros compañeros que empiezan a acompañarlo por el otro lado.

Así por el centro y carril izquierdo Guillermo “Pol” Fernández y Jonathan “Cabecita” Rodríguez, comienzan su largo recorrido hacia la meta contraria, un defensa Santista se frena un poco, pero no logra colocarse bien para ponerlos en posición de fuera de lugar.

Yotún logra filtrar un pase adelantado hacia el Área de la portería que defiende Carlos Azevedo, quien duda en salir o no, comete así un grave error que lo sentencia a sufrir lo que se le vendrá encima a continuación.

AFICIÓN DE PIE

La entusiasta multitud presente en el coloso de Santa Úrsula se pone de pie y millones por la TV también nos levantamos y alzamos los brazos presintiendo un feliz desenlace.

Debo confesar que me emocionó mucho viendo jugar a mi equipo, o sea salto, brinco, grito, maldigo, alabo, lloro, canto y hago muchas cosas que no sé de donde me salen.

Pero que son espontáneas, es mi catarsis personal.

Esta vez siento que una fuerza espomádica empieza a sacudirme, como si dos corazones bombearan dentro de mí, transpiro y mi respiración se vuelve agitada.

De pronto no advierto qué hora es, pierdo la noción del tiempo, olvido si es la primera o segunda parte del partido y veo lo que ocurre muy despacio, como en cámara lenta.

No es para menos, por séptima vez jugamos una final y el titulo está al alcance de nuestras manos, todos los que somos fans seguidores azules percibimos que lo tenemos.

La mesa está servida para disfrutar de un gran banquete, esta vez no se puede dejarlo ir.

La presión sobre la meta Santista fue tremenda y ya se olía el Gol Azul.

Además no habían transcurrido ni 3 minutos desde que “Santi” Giménez, hijo de su padre Chaco, acababa de dejar ir una gran oportunidad, cuando ocurre la veloz aceleración Africana de los delanteros Celestes.

El “Cabecita”, uruguayo de nacimiento, es el gran goleador y figura clave en la ofensiva Cementera, fiel a su instinto de depredador del área, se despliega hacia el carril izquierdo.

“Pol” se corta un poco al centro y corre detrás de la pelota e involuntariamente “escolta” a su compañero, nunca interviene en la maniobra ni distrae al guardametas contrario.

Es otro testigo más de la gran jugada que va a realizar Rodríguez.

La esférica continua su largo recorrido y muchos la seguimos como protegiéndola, que no le pase nada malo hasta que se frena un poco, como esperando el toque de un delantero, mientras el portero Santista sale y se apresura a tratar de tapar el inminente disparo.

Hábil definidor, el “Cabecita” mira la portería rival y decide picar el balón, el cual luego de un pequeño brinco supera las piernas, los brazos y el cuerpo de azevedo, vuela hacia el fondo del arco y se estrella contra la redes de la meta del equipo Lagunero.

¡¡¡¡¡¡¡ GGGGOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOLLLL !!!!!!!!!!!

EMOCIONES ENCENDIDAS

El gigantesco inmueble ruge y explota como un volcán en erupción, las cámaras de TV se mueven por el terremoto grado 4 que sacude a la multitud presente al festejar el Gol Azul.

Todos gritan, saltan, agitan manos y brazos, las banderas cementeras relucen y ondean por todos lados, es la locura total.

En casa yo grito con todas mis fuerzas, mi madre se asusta ya que piensa que algo malo me ha sucedido, en seguida corro, brinco como canguro, beso una y mil veces el escudo celeste que tengo en mis manos y enloquezco de felicidad.

Las ilusiones vuelven a encenderse, el marcador se ha igualado pero en el score global el Cruz Azul vuelve a tomar la delantera 2-1 y el titulo se ve muy muy cerca.

La alegría llena los túneles, corredores, tribunas y palcos del amplio y suntuoso estadio Azteca, las porras y los cantos de los fans cementeros se escuchan con fuerza y claridad:

“Olé olé, olé olá, cada día te quiero más”

“Señores yo soy celeste y traigo la camiseta, es un sentimiento que no morirá”.

“Azul, azul, azul, azul, azul” y las palmas que no cesan y siguen y siguen sin parar.

Todos festejan, el gran goleador celeste se hinca y abre sus brazos viendo a la tribuna que lo aclama enfebrecida, con su gesto parece que desea abrazarnos a todos.

Yo también abro los míos y lo abrazo a la distancia con fuerza, mientras canto, grito, festejo y lloro.

Son lágrimas de felicidad total, que me salen no sé de dónde, tal vez fluyen desde el fondo de mi corazón azul.

Pero aún falta mucho en el reloj de juego, el segundo tiempo apenas ha iniciado y cualquier cosa puede pasar.

Es entonces cuando el genial director celeste, Juan Reynoso, hace ajustes muy inteligentes en el parado de sus chicos, por un lado para preservar la ventaja y por el otro si acaso se pueda incrementarla y así sentenciar el encuentro.

DUEÑOS INDISCUTIBLES DE LA PELOTA

El equipo Cementero se hace dueño de la pelota y no se la presta al rival del norte, que no puede hacer mucho más que forzar varios tiros de esquina a su favor.

Pero todas esas acciones son contenidas por la muralla impasable que ahora es José de Jesús “Chuy” Corona, quien detiene o rechaza una y otra vez cualquier intento de horadar su meta, no permite pasar ni el aire.

Solo en 2 ocasiones hay remates de los chicos de verde que salen desviados de la portería Azul.

El partido se traba y el reloj sigue su marcha, mientras los minutos transcurren, lentamente para el cuadro Celeste y muy rápido para los de verde.

Se suceden modificaciones en ambos conjuntos, salen jugadores agotados y entran frescos pero nada cambia, no hay ni una sola acción de peligro en la portería Azul y la Santista es apedreada varias veces sin que caiga otro gol.

Se vienen los 5 minutos finales y todos sufrimos, ya que en el pasado se dejaron triunfos y campeonatos en ese peleado lapso, los cuales solo trajeron frustración y tristeza a jugadores y afición de la Máquina Celeste.

Pero por esta vez todo es diferente, el Azul domina completamente el partido, el Santos de Torreón no puede hacer mucho y cuando el tiempo ya casi se ha agotado, desesperados los verdes provocan una fricción que causa una riña, que por un momento mancha la final, que hasta esa instancia se había jugado con limpieza y lealmente.

Unos minutos después se restablece la calma, los ánimos se apaciguan y entonces el portero azevedo cobra una falta, patea el balón hacia el área contraria, en donde es rechazado sin problemas por la impenetrable defensa celestre.

Es la jugada final, instantes después el árbitro pita terminando las acciones.

Todo ha concluido.

EL ESTADIO AZTECA EXPLOTA ANTE EL AZUL

De nuevo el gran estadio Azteca explota, los jugadores azules se abrazan jubilosos en la cancha, entre tanto en la banca todo el cuerpo técnico, incluyendo el Director Juan Reynoso, también se abrazan y felicitan por el grandísimo logro alcanzado.

23 años y 5 meses después la Novena Estrella Azul ha llegado por fin y brilla intensamente.

Todos festejamos, los que están en el estadio y los millones que lo hemos vivido por la TV y los innumerables medios informativos nacionales e internacionales.

En ese momento de intensa felicidad grito, brinco y me arrodillo para dar gracias al creador por el regalo, mi familia me ve extasiado y me abrazan, me besan.

Todas las amarguras y decepciones quedaron borradas por estos momentos mágicos.

Se viene la ceremonia protocolaria y la entrega de medallas de primer lugar a los futbolistas celestes y… Chuy Corona con el amado canterano Julio “Cata” Domínguez levantan juntos el Trofeo de la Copa de Campeones de la Liga MX.

Los cohetes y el confeti dorado salen disparados al cielo que aunque nocturno está brillando más Azul que nunca.

Es el inicio de las cientos de miles de celebraciones de aficionados celestes en millones de hogares y lugares por todo México, de norte a sur, de este a oeste, todos festejamos sonriendo orgullosos con nuestra camiseta azul puesta y que besamos sin parar.

En casa empiezo a recibir llamadas de amigos queridos que saben y entienden lo que significa lo que acaba de ocurrir, hasta mi amado hermano Modesto, me habla desde la sala de su lejana casa parroquial para felicitarme, no aguanto la emoción y lloro con él.

Por: Antonio Aceves

TE PUEDE INTERESAR

Blancas juegan y ganan

¿Qué pasará con el actual Campeón mundial de Ajedrez de modo clásico? “Mi pasión por …

A %d blogueros les gusta esto: