A Héctor, se le puede ver montado sobre moto recorriendo las calles de Minatitlán, con su prótesis puesta y sus muletas, llevando a bordo a su mujer para ir al trabajo y a sus hijos a la escuela.

Héctor: un motociclista ejemplar

Un accidente de motocicleta donde perdió la pierna izquierda no lo limitó y se prometió a sí mismo no lamentar lo ocurrido, sino continuar viviendo para su mujer y sus hijos. 

Héctor Guadalupe Torres Ramírez es un motociclista de 46 años de edad, pero también es una persona con capacidades diferentes, quien perdió la pierna izquierda en un accidente de moto en 2009.Asimismo, el 15 de diciembre de 2020, se le encimó por alcance otra camioneta cuando venía conduciendo su moto triciclo, al momento de circular sobre avenida Justo Sierra, en Minatitlán; dos accidentes que marcaron su vida.

UN DÍA INOLVIDABLE

Explicó que el primero ocurrió el 2 de noviembre de 2009, sobre el bulevar Institutos Tecnológicos en el retorno de Aurrera, a la entrada de la colonia Díaz Ordaz, en la zona conurbada Cosoleacaque-Minatitlán.

Cuando dio la vuelta en un retorno y una camioneta se le vino encima destrozando su motocicleta, provocando el desprendimiento de una de sus extremidades inferiores.

LLORAR ERA UN LUJO

Recordó que en ese entonces era muy joven, con una mujer y dos hijos que mantener, por lo que no se podía dar el lujo de ponerse a llorar y hasta aseguró en tono jocoso, que bromeó con el médico el día que le amputaron la pierna.

“Mi pierna estaba deshecha y le dije al doctor que no la quería perder, que por favor me la pusiera en una bolsita para llevar y el médico se soltó la carcajada”, dijo.

RENOVADA Y MEJORADA

El segundo paso fue recoger su orgullo y los fierros retorcidos que habían quedado de la moto desbaratada, para reconstruir su propio modelo tan personal.

Relató que tuvo que recurrir a sus vecinos, “el mecánico de motos, el soldador, el mecánico de autos, y el del torno” para que, con su vieja moto, lo apoyarán a construir un triciclo y entre todos lo ayudaron.

“Le pusimos dos llantas de coche atrás, con un eje que yo mismo diseñé y con ayuda de amigos la armamos; le puse un tubo largo a la palanca de cambio de velocidades para hacer los cambios con las manos”.

PÉSIMA CULTURA VIAL

Aunque lamentó, que en las calles de Minatitlán “las motos no cuentan”, porque los taxistas y automovilistas se le echan encima, pitándole con el claxon para que se quite y se haga a un lado.

“Porque de lo contrario si no me quito, se me vienen encima”, a pesar que trae un cartón de inválido pegado al chasis del ligero vehículo, que indica que una persona de capacidades diferentes viene a bordo.

Es más, en su domicilio del Playón Sur, tiene guardada otra motocicleta con una canasta pegada del lado izquierdo, que varias personas han llegado a pedirle que les construya otra igual y también personas de la tercera edad se han interesado por el prototipo que él diseñó.

Alfredo Estrella
Minatitlán 

TE PUEDE INTERESAR

Tunden en redes a diputada de Morena por pedir pruebas de desabasto de medicamentos

Ante ello, la asociación Nariz Roja, que apoya a enfermos de cáncer, respondió a la …

A %d blogueros les gusta esto: