El Juego del Calamar y las interrogantes sobre el futuro de la economía de Corea

Lee Chang-keun se vio reflejado en El Juego del Calamar, la brutal serie de Netflix sobre gente desesperada que compite en juegos mortales para niños en la esperanza de poder pagar sus deudas.

Se identifica con el protagonista, Seong Gi-hun, quien perdió su trabajo en una fábrica de autos, tiene problemas familiares y lidia con fracasos comerciales y su afición a los juegos de azar.

Un individuo al que le debe dinero le da una paliza y lo obliga a ofrecer sus órganos como garantía. Sin embargo, recibe una misteriosa oferta para participar en seis juegos de niños tradicionales en Corea del Sur por la posibilidad de ganar 38 millones de dólares.

Seong debe batallar con cientos de personas como él, con serios problemas financieros, en una competencia extremadamente violenta, en la que el que pierde muere.

“Cuesta ver algunas escenas”, dice Lee, un empleado de Ssangyong Motors que sufre problemas financieros y de depresión desde que la casa automotriz los despidió junto con otros 2 mil 600 empleados en el 2009.

La serie ha tenido un éxito fenomenal en todo el mundo desde su estreno en septiembre y podría ser el éxito más grande en la historia de Netflix. Igual que Lee, mucha gente se identifica con la problemática que expone la serie por la falta de empleos, el endeudamiento personal y las desigualdades económicas.

La serie plantea serios interrogantes acerca del futuro de una de las economías más pujantes de Asia.

Luego de años de protestas, batallas legales y la intervención del gobierno, Lee y cientos de personas recuperaron su trabajo. Numerosos empleados o familiares de ellos, sin embargo, se suicidaron mientras estuvieron desempleados y cayeron en la miseria.

AGENCIAS NACIONAL

TE PUEDE INTERESAR

Mujer con 9 hijos llora inconsolablemente tras ser condenada a muerte en Malasia

Hairun Jalmani, una mujer de 55 años, pescadora y madre de nueve hijos, se volvió …

A %d blogueros les gusta esto: