El secretario de Salud supervisó el estado del menor durante todo el traslado.

Jacobo vuelve a su hogar

El gobierno estatal se encargó de trasladar al menor a su tierra natal, donde seguirá con vigilancia médica.

El pequeño Jacobo volvió a su hogar en San Pedro Soteapan, tras superar un envenenamiento por comer un pan con órganos fosforados de uso común en el campo, mismo que su hermanita no logró sobrevivir.

Luego de una gran labor de médicos y enfermeras que le atendieron desde el inicio en Tonalapa, Coatzacoalcos y el Hospital de Especialidades en Veracruz, Jacobo fue dado de alta, por lo cual “a indicaciones del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, lo llevamos a él y su mamá doña Hermila a su natal San Antonio en Soteapan”.

Esto fue lo que expresó la Secretaría de Salud a cargo del secretario de Roberto Ramos Alor:

“El traslado fue en una aeronave de gobierno estatal al aeropuerto internacional de Canticas y de ahí en ambulancia de alta especialidad de Sesver a su hogar; Jacobo va recuperado sin embargo seguirá en vigilancia médica”.

“Muchas gracias a las y los médicos que formaron un excelente equipo multidisciplinario para salvar la vida del niño, tal y como lo hacen cada día con los pacientes en las unidades de los Servicios de Salud de Veracruz”.

Hermila, madre de Jacobo, se mostró agradecida con quienes estuvieron al pendiente de la salud de su hijo, el cual como se recordará junto con su hermanita Adriana comieron pan envenenado que presuntamente había tirado alguien para envenenar algún perro, lamentablemente la inocencia de los pequeños los llevó a comerlo, falleciendo Adriana de 5 años, mientras su hermanito, luego de una semana gracias a Dios y de lucha titánica de médicos y enfermeras, logró sobrevivir.

Angélica Joaquín
Xalapa

 

TE PUEDE INTERESAR

Toscano ya tiene nuevo equipo

El basquetbolista mexicano Juan Toscano continuará con su carrera en la NBA, pese a que …

A %d blogueros les gusta esto: