Sotavento deja en desamparo a familias

Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

A dos años del accidente carretero en Las Matas, donde siete trabajadores de Fefermex murieron y seis sobrevivieron, la empresa Sotavento, quien colisionó la unidad que transportaba a los empleados no les cubrió los pagos por afectaciones o por quedar incapacitados de por vida.

Freddy Prieto, de 28 años, asegura que desde el día del accidente su vida jamás volvió a ser igual, pues hoy se encuentra con prótesis y clavos en diversas partes del cuerpo desde la cadera, tibia y peroné, así como la pérdida de vista de aproximadamente el 80% en el ojo izquierdo, está atado a una silla que le han acondicionado para que no se lastime o disloque la prótesis y es asistido por su esposa, para bañarse o realizar otra actividad.

Freddy vive en la calle Álvaro Obregón de la colonia José F. Gutiérrez de Cosoleacaque, relata que el 15 de octubre de 2018, salió de su guardia, pero la empresa los mandó a realizarse su revisión médica, de ahí retornaba durmiendo en la unidad de personal que los transportaba le relató su padre, -pues Freddy nunca se percató del accidente por venir durmiendo y pasar del sueño a la inconsciencia por 8 días-.

LOS HECHOS

Alfredo Prieto, padre de Freddy y quien también laboraba para Fefermex y estaba próximo a jubilarse, dice que sólo había un carril de circulación en la zona de Las Matas, pero ninguna señal o abanderamiento, cuando la unidad Sotavento se vino sobre el transporte de personal, el chofer volanteó, quiso evadir el choque, pero no fue posible, «todos salimos volando, personas que buscaban apoyar llegaron y checaron y dijeron que había ocho muertos, entre ellos mi hijo Freddy».

«Pero llegaron paramédicos y checaron y dijeron que Freddy estaba inconsciente, pero vivo por lo que lo trasladaron al IMSS, ahí estuvo inconsciente 8 días, su cumpleaños lo pasó inconsciente, a mi me atendieron de costillas rotas, daño del pulmón y muñeca; pero Freddy fue operado y desde entonces ha sido un andar en el IMSS y clínicas privadas,  ahora por la pandemia».

LUCHA DÍA A DIA

Freddy en plena juventud, con su esposa y una niña pequeña dijo que se deprimió al verse de por vida atado a una silla, unas muletas, una andadera, con la pérdida de la vista del ojo izquierdo, sin embargo, su empresa le otorgó temporalmente una pensión parcial, por lo que buscó entrar a cursos del CECATI y así hoy arregla electrodomésticos con lo que completa para los gastos de su hogar, pidiendo a quienes busquen apoyarle le brinden trabajo que puede hacer desde su casa.

Mientras tanto a don Alfredo Prieto la empresa Fefermex lo apoyó para reubicarlo en otra área y pueda jubilarse.

Freddy se pone a disposición de la población para arreglar electrodomésticos, la labor la hace desde su casa.

Angélica Joaquín
Cosoleacaque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulos Relacionados

Ir arriba