¿de qué depende seguir juntos o separarse?

Si te ha gustado, comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

El confinamiento derivado de la pandemia por el nuevo coronavirus, Covid-19, lleva a parejas que antes se veían durante poco tiempo a diario a pasar las 24 horas entre cuatro paredes. Además, en una situación estresante. ¿Cómo repercute esto en la relación? “Depende mucho de la pareja, de la calidad de su vínculo previo a toda esta situación -especialmente sus recursos comunicacionales-, de la capacidad de adaptación que demuestren sus miembros, de la gestión individual de las emociones de cada uno, del ajuste con el que pongan en marcha estrategias de cuidado”, expone a CuídatePlus Diana Lozano, psicóloga y especialista en salud sexual de Centro TAP Tratamiento Avanzado Psicológico.

También depende, por supuesto, del nivel de estrés con el que tengan que lidiar. Lozano reconoce que “no es lo mismo una pareja que tenga que estar confinada, que una pareja en la que, aparte de estar confinada, uno de los miembros haya perdido su trabajo y alguno de los dos tenga un familiar hospitalizado por coronavirus, por ejemplo”.

Con hijos, ¿la situación se vuelve más tensa?
Muchas de las recomendaciones para ganar ajuste de la convivencia en el confinamiento van en la dirección del equilibrio entre espacios compartidos y espacios individuales de autocuidado, la búsqueda de tiempo de calidad, el aprovechamiento de esta situación para reformular el erotismo… Evidentemente, en ese sentido las parejas con hijos lo tienen más complicado.

“Además, si ya de por sí la crianza está llena de retos y es fácil que no se llegue a acuerdos en muchas cuestiones, en el confinamiento y pasando 24 horas todos juntos, la situación se vuelve más delicada. La idea es hacer equipo, llegar a acuerdos, flexibilizar algunas cuestiones para poner el foco en lo que es realmente importante y utilizar el humor y la creatividad como factores de protección; pero, desde luego, el nivel de reto aumenta”, afirma Lozano.

La experta de Centro TAP comenta que se habla mucho sobre un baby boom después de la cuarentena. Sin embargo, en muchos espacios ya se especifica que probablemente será en parejas que no tenían hijos previamente, ya que las que sí los tenían necesitarán volver a ubicarse después de gestionar el acompañar a los hijos en esta situación, teletrabajar con ellos, buscar fórmulas de entretenimiento cada día, etcétera.

La importancia de las reglas de convivencia
¿Es necesario establecer unas reglas de convivencia en pareja para evitar o minimizar los conflictos? “En general, los psicólogos somos muy partidarios de los reglamentos o contratos. Explicitar lo que necesitamos y lo que esperamos del otro, llegar a acuerdos para que en situaciones complicadas o ante desacuerdos dejemos lo menos posible a la improvisación. Se trata de fórmulas tremendamente útiles”, dice Lozano.

En muchas ocasiones, podemos callarnos las cosas, no expresarnos e ir acumulando malestar o emociones negativas que pueden acabar detonando en un conflicto. Por ello, la experta de Centro TAP hace la siguiente recomendación: “Cuidar espacios de escucha, pregunta y expresión puede ayudar a que, incluso, los perfiles más inhibidos tengan unas condiciones básicas pactadas que garanticen el bienestar relacional”.

¿Divorcio a la vista?
Sobre la decisión de separarse tras la cuarentena, Lozano señala que suelen animar a que los procesos de toma de decisiones no se realicen en un estado de alta intensidad emocional, ya que en muchas ocasiones esa alta emocionalidad distorsiona nuestra visión de la realidad y puede llevarnos a tomar decisiones precipitadamente y de forma reactiva.

“Habrá parejas que hayan arrastrado su distanciamiento emocional, su falta de claves de buen trato o su falta de inversión en tener un buen vínculo, que muy posiblemente no superen el reto relacional que supone la convivencia en confinamiento. En otras parejas, no haberse ajustado a la situación será la muestra final de que no quieren estar juntos”, avanza la psicóloga.

No obstante, prosigue la especialista en salud sexual, también podrá haber parejas que aunque no se hayan encontrado especialmente bien juntas en el confinamiento, al volver a la normalidad las condiciones del día al día, puedan ir regresando a sus parámetros relacionales previos y seguir juntos sin problema y con alta calidad de relación.

¿Qué parejas saldrán más unidas?

“Las parejas que van a salir reforzadas de esta situación de confinamiento no son necesariamente las que mejor estaban antes, sino muy probablemente las que tengan más flexibilidad y capacidad de adaptación a los cambios. Sabemos que superar un reto conjuntamente puede unir mucho y habrá, sin duda, parejas que, tras haber vivido juntos la crisis del coronavirus, se unan y sientan mucho más fuerte el vínculo que comparten”, cuenta Lozano.

En el recorrido de las parejas es habitual que haya cambios y retos. “Desde el nacimiento de los hijos, a problemas con las familias de origen o cambios debidos a modificaciones laborales. Aquellas parejas que hayan demostrado fortaleza y capacidad de adaptación conjunta en la actual situación muy probablemente se sientan más capaces de ‘afrontar lo que venga’ a otros niveles”, concluye la psicóloga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Articulos Relacionados

Ir arriba